martes, 13 de noviembre de 2007

EL VERDADERO ROSTRO DE LA JUSTICIA

Hay un dicho popular que dice así...la Justicia es ciega, y este dicho viene como anillo al dedo, ese conjunto de reglas normas que establecen un marco adecuado, autorizando, prohibiendo no es mas un sistema represivo autoritario, creado por una posición dominante, para protegerse.

En definitiva, la verdadera justicia no existe porque partiendo de la base de que dar lo justo o hacer dar lo justo a un individuo, basándose en los principios de igualdad, sin tener ningún tipo de discriminación o preferencia hacia ninguna persona ese seria el arte del derecho.

El concepto revolucionario de justicia se basa en concebir la justicia como el sentimiento y actitud humana, que fundamentado en los principios y normas de la ética, la moral y la ley, tiene como fin supremo lograr el respeto de los derechos colectivos e individuales de todos y cada uno de los miembros que integran una determinada sociedad, induciéndonos a decidir acciones como instrumentos específicos de premiar o sancionar la conducta humana, en proporción igual al bien o al daño causado por dicha conducta.

El orden social será considerado justo cuando regle la conducta de los hombres de modo que todos queden satisfechos.

Algunos filósofos como Platón, hacía referencia al concepto de felicidad, tenia que ver con justicia plena. Para Kant, la conducta humana es buena o justa cuando está determinada por normas que los hombres que actúan dentro de una sociedad pueden o deben desear que sean obligatorias para todos. ¿Cuáles son esas normas? cabe preguntarse; a esta pregunta no da ninguna respuesta el imperativo categórico. Todo precepto de cualquier orden social es conciliable con este principio ya que establece que el hombre debe actuar con arreglo a las normas generales.

La de Aristóteles es una ética de la virtud; apunta hacia un sistema de virtudes entre las cuales la justicia es la virtud más alta, la virtud perfecta.

Según Aristóteles la virtud es el punto medio entre dos extremos llamados VICIOS, el vicio del exceso y el del defecto, con esto Aristóteles da respuesta a la pregunta sobre qué es lo bueno y qué lo malo.

La autoridad del orden social será quien determine qué es lo demasiado y qué lo poco y cuáles son los extremos y por ende la virtud situada entre ambos.

Esta fórmula del medio finaliza diciendo que lo bueno es aquello que es bueno para el orden social existente. Para Aristóteles la conducta justa es el término medio entre hacer el mal y sufrirlo, la justicia es lo contrario de la injusticia, que es aquello injusto para el orden moral, esto es un aporte proteccionista para la ética aristotélica sobre su posible falta de valor científico.

Hemos hecho un pequeño repaso sobre conceptos, definiciones y también citaciones a grandes filósofos. Ahora nos toca ir a la realidad de lo que pasa en este poder judicial de vergüenza, llenos de personajillos encerrados en su burbuja burocrática y con tintes fascistas, que te niegan el poder defenderse uno mismo y no tener que pagar a un abogado por sin simple recurso impecable en su modo y forma, pero eso es la mínima expresión de lo que esta pasando hoy en día, si la justicia en España estaba muy desprestigiada, como lo demuestran todos los estudios cuantitativos y cualitativos de opinión.

Todo esto unidos a la tardanza y corrupción del aparato judicial, supone todo un escándalo de inmensas dimensiones, las grandes corporaciones mafiosas se encuentran a sus anchas delinquen una y sesenta veces con toda impunidad, mientras esperan con toda tranquilidad a que dicte sentencia el Supremo.

Los ciudadanos de bien, ven en los jueces acusados de prevaricación juzgando a delincuentes potenciales, que salen al día siguiente, esto supone un escandalazo y una inseguridad, que los ciudadanos se ven impotentes.

¿Acaso el mundo de la justicia, el poder ejecutivo y legislativo, no saben, no conocen la capacidad de corrupción, influencia, presión, compra, chantaje, aniquilación, que tiene el narcotráfico -y las mafias- que actúan en España, que es uno de los mas fuertes de Occidente?. Si es así, si se conoce el poder del narcotráfico actuante en España(y Galicia es un punto muy fuerte con conexiones muy importantes a todos los niveles) de corromper, controlar e influir en el poder judicial, policial, político, financiero, económico, empresarial, comercial, etc., en el mundo jurídico, funcionarial, profesional, cultural, artístico, del ocio, deportivo y social, como es que no se han tomado, que no se toman en España las medidas ejecutivas, legislativas, judiciales, policiales, económicas, financieras, culturales y sociales para hacerle frente de forma clara, contundente e implacable, cuando además vemos que están implicados y conectados de forma reiterada los mismos.

En España, la reforma de la justicia esta completamente pendiente y es más urgente que nunca. Lo que han pactado el PP y el PSOE, en colaboración con asociaciones profesionales de justicia, es el reparto politiquero y corporativo de la justicia, que da lugar de forma reiterada al partidismo, al clientelismo, la impunidad y el corporativismo en que se mueven gran parte de los jueces, fiscales y todo tipo de tribunales, contaminados por el corporativismo, el partidismo, la politiquería, el clientelismo, sin hablar ya del clientelismo oscurantista, pedante, híper-prepotente, engolado y arrogante en que se sitúa buena parte del mundo funcionarial y profesional judicial, que se siente divino, intocable, etc. Sin embargo, muchas sentencias dan pena técnica, doctrinal, lingüística, jurídica y moralmente.

En España, el sistema judicial falla estrepitosamente en la condición clave: en la falta de honradez, de justicia justa y rápida (hay que apoyar, por encima de todo, a los honrados competentes, lo cual se convierte en una prioridad absoluta, sinequanom, indispensable; en la defensa, por encima de todo, caiga quien caiga (empezando por los que tienen que hacer justicia, pues, si estos no son honrados, si están corrompidos no hay nada que hacer), del juego limpio, de una justicia justa, limpia y rápida. El previo, riguroso y exhaustivo examen de honradez de jueces y fiscales, además de la competencia que tiene que ser del mayor nivel, de los jueces, fiscales, de los tribunales, etc., es tanto mas el Supremo, se ve y se sufre todos los días), etc.; y se pongan de forma urgente los medios reales, las estructuras judiciales, los jueces, fiscales, el personal judicial honrado, competente y eficiente y las formas de controlarlos y pedirles cuentas, para poner fin, cortar de raíz esta gravísima situación judicial que genera una alarma social permanente. ¿No debería el pueblo escoger a los jueces y más aun al Tribunal Constitucional para alejarlo de la partitocracia? la partitocracia constituye una deformación sistemática de la democracia. Cada partido tiene sistemáticamente que atacar al otro". Asimismo, para la teoría antiliberal, "la partitocracia es aquella forma de Estado en que las oligarquías partidistas asumen la soberanía efectiva, eligiendo jueces a sus propios fines y estos jueces no tienen la capacidad para juzgar con imparcialidad.

POR LA LIBRE ELECCION DE JUECES! POR UNA JUSTICIA JUSTA Y TRANSPARENTE.

No hay comentarios: